Top 3 Business World: tres nuevos términos

Hoy me voy directo al tema, aprendamos juntos.
Primero
Trusted advisor: la misma frase es clara en cuanto al concepto, asesor de confianza. Yes, puedes estar pensando aquí: «Ay, por Dios, esto no es nada nuevo». Puede que no lo sea, pero convertirse en un verdadero trusted advisor tiene todo su cuento. Si buscamos la traducción de advisor, lo primero que nos aparece es «tutor». Y ¿qué se requiere para ser tutor? Años de aprendizaje y de práctica, un abanico bien proporcionado de ciertas actitudes y aptitudes. Ser un #trustedadvisor no es para cualquiera, se requiere de una personalidad bien disciplinada y visionaria, alguien con la capacidad de guiarlo para que pueda tomar las mejores decisiones. Ser un verdadero trusted advisor es como una misión de vida, y esto me lleva al siguiente punto.
Segundo
Coach: que palabra más gastada últimamente, sobre todo en Latinoamérica, la gente ya la toma como un referente de algo impositivo. Las redes de mercadeo actuales la han mandado derecho al bote de la basura. Pero ser coach es una profesión espectacular, tener la habilidad de sacar y potenciar lo mejor de los otros es un verdadero don. Últimamente tenemos una lluvia de supuestos coach en la comunidad en la que vivo, y me hacen recordar mis primeros semestres de universidad. Puedes estudiar fuertemente para querer ser algo, pero no todo el mundo va hacer ese algo, y esto se ve reflejado en la maravillosa Ley de Pareto 80/20. Por ejemplo, el 80% de los crímenes del mundo es cometido por el 20% de los habitantes. Es simple, el 80% de los resultados exitosos en procesos de coaching es producido por solo el 20% de los coach. Ten cuidado con la sombra del árbol que dice cobijarte, puedes terminar siendo maleza.
Tercero
Cognitive dissonance: también se traduce literal, disonancia cognitiva, y en el #businessworld hace referencia al arte de incomodar de buena manera las «verdades» que mi cliente o posible cliente da por hecho. En el momento en el que logro como vendedor sacarlo de esa zona de confort y sacudirle un poco las tripas, mejor dicho incomodarlo para bien, debo tener la habilidad de inyectar mi verdad y convencerlo de que «soy» o mi producto «es» su camino correcto. Un arte que se aprende con los años y la práctica. Los emprendedores tienen bien desarrollada esa habilidad, por eso son expertos en crear nuevas oportunidades de negocios y lo mismo le sucede a los #starsallers.
Espero lograr hoy una cognitive dissonance y ponerlos a autocuestionar sus verdades. Recuerden que nunca dejamos de aprender y no podemos darlo todo por hecho.
Por Yeni Toro Go

Pamela Muñoz Diseñadora Gráfica
Lorena C. Brown Editora
Be Latino Página Web y Social Media

1 Comment
  • Evangelina Sanchíz

    junio 26, 2019at10:04 am Responder

    Me encantó. Tienes toda la razón 🙂
    Hay que saber a quien recurrir por consejos y también hay que ser responsable y realista con nuestra capacidad de guiar a otros.

    Evangelina

Post a Comment