El poder de ser inmigrante

Muchas personas critican la inmigración porque piensan que los extranjeros vienen a quitarles las oportunidades e inclusive a delinquir, conceptos errados que lo único que hacen es cultivar la segregación y el racismo. Yo he tenido la oportunidad  de emigrar a tres países diferentes (Francia, Puerto Rico y Estados Unidos de América) y gracias a esta experiencia de vida, descubrí el poder de ser inmigrante y todo lo que le podemos dar al nuevo lugar donde estemos. No sólo es lo que podemos aprender y compartir, sino lo que los oriundos del lugar pueden aprender de ti.  

Soy colombiana y desde niña quise ser una ciudadana del mundo. Cuando lo decía, muchas personas se reían de mí. Me decían: «La mejor tierra es la que naces, debes sentirte orgullosa de ser colombiana». Jiddu Krisnamurti en su libro Libertad primera y última habla sobre cómo el concepto de nacionalismo ha causado guerras y cómo el de territorio ha cultivado la segregación y el racismo. ¿Por qué no considerarnos ciudadanos del mundo y ver cómo las diferencias culturales nos enriquecen como personas? Si todos pensáramos así, podríamos construir sociedades empáticas, multiculturales, innovadoras y tendríamos un mundo mejor.

Desde mis 21 años emprendí el camino de convertirme en ciudadana del mundo, y viajé a los Estados Unidos a través de un programa internacional donde tuve la posibilidad de aprender inglés y trabajar. Esta primera aventura de cinco meses me abrió los ojos al mundo. Entendí la barrera del lenguaje, aprendí a comunicarme con mi cuerpo —que es el lenguaje universal— y, sobre todo, salí por primera vez de mi zona de confort. Al regresar a Colombia, despertó en mí el deseo de viajar, de conocer nuevas personas, lugares, comidas y entender cada cultura desde la empatía y el amor a la riqueza multicultural. A mis 25, volví a los Estados Unidos por un período de seis meses y a mis 27 empaqué mis maletas y no he vuelto a vivir en Colombia.

Llevo diez años siendo inmigrante en tres lugares diferentes y no lo cambio por nada. ¿Sabes por qué? Porque he aprendido a estar sola y escuchar la voz de mi corazón, a despertar mi intuición, a desaprender paradigmas culturales que nos infunde nuestro lugar de nacimiento, a ser más humana, a tener amistades maravillosas de diferentes partes de la Tierra que me han enseñado a ver el mundo desde diferentes perspectivas, a hablar varios idiomas y, lo más importante, a inspirarme y a hacer arte. En esta aventura he encontrado el valor de salir de la zona de confort y enfrentarme a lo desconocido. He aprendido a compartir mi cultura con orgullo y a estar abierta a las diferencias, porque no sólo el inmigrante aprende de la nueva tierra en que se encuentre, sino que los oriundos aprenden de ti porque somos instrumentos de transformación, de cambio y embajadores de nuestra cultura.

Hoy te invito a viajar, a tomar riesgos, a salir de tu zona de confort y a repensarte como persona. Nunca es tarde para viajar y verás lo maravilloso de emprender esta aventura.

Por Salomé Cosmique

Pamela Munoz Edición Gráfica

Lorena C. Brown Editora

7 Comments
  • Maria del Pilar Clemente

    June 12, 2019at6:48 pm Reply

    Muy interesante y profundo tema, Salome. Para hacer pensar en compartir nuestras culturas y puntos de vista en vez de dividirnos. Gracias!!!

  • Maria del Pilar Clemente

    June 12, 2019at7:01 pm Reply

    Muy interesante tu tema. Hace pensar en compartir nuestras culturas en vez de dividir. Gracias.

  • Evangelina Sanchíz

    June 13, 2019at6:21 am Reply

    Estoy totalmente de acuerdo contigo Salomé. Los inmigrantes tenemos mucho para aportar a los países que nos abren las puertas para vivir y nosotros también nos enriquecemos al conocer culturas diferentes. Yo también soy Ciudadana del mundo. Excelente artículo.

    Evangelina Sanchíz

  • Yeni Toro Go

    June 20, 2019at6:35 am Reply

    Gracias Salomé por compartir tu historia con nosotros, mostrarnos tu realidad y enriquecimiento como emigrante, me siento muy conectada contigo. Pero tampoco puedo negar que no todos somos como tú, eso no quiere decir que las personas cambien de país pensando en hacerle mal a otros, cuando veo las historias de migración, veo personas llenas de sueños y metas, pero si he empezado a comprender que esos sueños y esas metas, se logran en el que lleva una nueva bandera en su corazón, la de la Adaptación.

    Yeni Toro Go

Post a Comment